Os voy a contar cómo aprovechar la carcasa de las tortas de queso, vale tanto para las del Casar como para las de la Serena. El resultado es un manjar con una presentación y una combinación de sabores muy clásica pero suculenta.

 

No importa que la carcasa se haya secado y arrugado un poco , aunque lo ideal es una vez vacía y si no se va a aprovechar de inmediato es envolverla y congelarla para que no se reseque y presente más volumen de relleno. Lo primero es eliminar la puntillita que ha actuado de cincho para que la pasta liquida de la torta no se desparrame.

Podéis aprovechar alguna salsa de carne que os haya sobrado del espagueti o bien elaborar una al gusto.

Con esta salsa rellenaremos la carcasa del queso y le pondremos su propia tapadera. No importa que tenga algo de moho. Todo es comestible.

Ya veis el queso relleno y encima de una lámina de hojaldre fresco. Ahora solo hay que envolver la pieza con la lámina de hojaldre. Con los recortes de la masa se hacen unas tiras para luego la decoración. Y una vez cerrado y decorado, le haremos una chimenea de papel de aluminio en el centro para que durante la cocción, el vapor de agua escape y nuestro hojaldre no se hinche y deforme.

Después de pintarlo generosamente con huevo batido, lo metemos en el horno precalentado a 190 grados durante 40 minutos. Y el resultado es este.

Que aproveche!!!!!!!!