Probablemente seas consciente de que todas las cervezas del mercado comparten 4 ingredientes básicos: agua, malta, lúpulo y levadura, no obstante te sorprendería la cantidad de diferencias que existen entre las cervezas artesanales y las industriales.

A pesar de que la cerveza industrial está prácticamente en cualquier lugar, la cerveza artesana se ha hecho un importante hueco en el mercado, especialmente las personas individuales disfrutan tanto en su hogar como en bares, restaurantes y otros tipos de establecimientos que apuestan por lo artesano en las cartas, añadiendo la cerveza artesana en su oferta cervecera.

Lo que hace diferente a la cerveza artesana frente la industrial está en diversos factores desde los ingredientes, la receta del maestro cervecero, la manera en la que se elabora, el sabor y filtrado, hasta el precio o la exclusividad.

infografia cerveza artesana o indsutrial

1. Ingredientes o materias primas

A diferencia de las cervezas industriales, las artesanas se elaboran con sumo cuidado y esmero, en cantidades muy inferiores y cuidando especialmente las materias primas o ingredientes que se emplean en la elaboración, de modo que la oferta es menor pero la demanda es considerablemente mayor en porcentaje.

Es por ello que los ingredientes de la cerveza artesanal consisten no emplear aditivos o conservantes artificiales. En cambio la cerveza industrial sigue un proceso mas global, genérico y es muy común que se pasteurice o que contenga multitud de conservantes.

La cerveza industrial busca abaratar costes, por ello emplean aditivos que sustituyen ingredientes más caros y de mayor calidad, como es la malta de cebada, sustituyéndolo por otros ingredientes tales como el arroz o el maíz.

Por este motivo podemos deducir que la cerveza industrial tiene una calidad bastante inferior y es la principal diferencia que nos hace amar la cerveza artesana, limpia y libre de conservantes o antioxidantes añadidos de manera artificial.

2. Producción masiva

Los grandes fabricantes de cerveza se basan en la producción masiva, es decir que cuentan con fábricas de cervezas gigantescas e incluso varias que producen literalmente toneladas de litros por segundo para distribuir de manera nacional e internacional.

Para llevar esto a cabo realizan procesos totalmente automatizados que contrastan en gran medida con la manera en la que los cerveceros artesanos realizamos nuestra cerveza, empezando por pequeñas micro cervecerías que no pueden competir en cantidad, pero si en calidad.

3. Calidad de la fermentación

Uno de los pasos claves cuando elaboramos cerveza, es el proceso de la primera fermentación, tras este proceso la cerveza pierde el C2O.

En este punto la cerveza artesana si que realiza un segundo proceso de fermentación, con el fin de obtener un gas totalmente natural, fruto de la síntesis de la propia levadura de la cerveza.

Como resultado obtener un producto que resulta mucho mejor para nuestro organismo de una manera natural, a diferencia de las industriales que lo inyectan de una forma artificial.

4. Filtrado manual

En este punto también encontramos una diferencia notable entre la elaboración artesana y la industrial, la artesanal realiza un filtrado manual con el fin de eliminar residuos de la cerveza, y la indsutrial emplea un proceso químico que a pesar de que consigue eliminar esos residuos, también destruye otros ingredientes como las proteínas o la levadura, empeorando el producto final.

5. Receta del maestro cervecero

Ya hemos hablado de las materias primas, en relación a ello debemos también marcar la diferencia en la receta de la cerveza.

Las producidas en masa se basan siempre en una receta más básica, con el fin de encontrar ingredientes más económicos y procesos de fabricación más baratos, en cambio el maestro cervecero puede llegar a modificar de manera infinita su receta para encontrar la mezcla perfecta que el mismo tiene en su mente.

Si algo diferencia a la cerveza artesana es que cada maestro cervecero se concentra en desarrollar sus propias recetas y fórmulas, orientadas siempre a satisfacer tanto a sí mismo como a sus diferentes clientes. Por cierto si tienes interés en profundizar en el mundo del craft beer no dudes en ponerte en contacto conmigo para realizar una formación de maestro cervecero para iniciarte en el mundo de las microcervecerías.

De este modo conseguimos que cada cerveza sea única, por consiguiente con una calidad superior pero a un mayor precio.

6. Aspecto, sabor y aroma de la cerveza

Al final, no es necesario ser la persona más experta en el mundo cervecero para saber como distinguir una cerveza artesanal de una industrial, ya que el resultado podemos observar que la cerveza artesana disfruta de unos colores mucho más particulares y cuenta con más cuerpo.

Concretamente podemos observar que las producidas en masa tienen un color amarillo pálido e incluso un poco aguado.

El sabor y el aroma que desprende una artesana también es muy diferente, son más intensos, mucho mejor definidos y con una variedad muy amplia que nos permite disfrutar de cervezas especiales diferentes.

Las cervezas industriales tienen por factor común un sabor monótono y se deben servir siempre lo más frías posibles. En cambio la cerveza artesanal se enfoca mucho más en sabores específicos que pueden variar entre lotes y producciones, se pueden servir a una temperatura más elevada y seguir disfrutando de un sabor espectacular.

Estas son las diferencias más importantes entre la cerveza industrial y la elaborada artesanalmente. No necesariamente artesano significa bueno ni industrial hace referencia a algo malo, ya que la diferencia la marca el buen trabajo, emplear ingredientes naturales y buenos para las personas.